Just another WordPress.com site

Mar de Piedras

Existen ocasiones en las que la naturaleza desconcierta. Si piensas haberlo visto todo, todavía queda oportunidad para el asombro. Millones de piedras pómez flotando tras una erupción volcánica pueden crear un paisaje irreal en mitad del océano.

El efecto es bien conocido por los vulcanólogos, aún cuando está muy poco descrito en los manuales de navegación. Millares de toneladas de material volcánico expulsados por un volcán que al solidificar con burbujas de gas consigue flotar. Se trata de la conocida piedra pómez tan liviana como áspera.

Totalmente sorprendido se quedó Frederick Franson el pasado 11 de Agosto de 2007 mientras navegaba en el pacífico en su velero CNB 36 entre las islas de Tonga y de Fidji. Una experiencia verdaderamente alucinante, pues se encontró en mitad de un desierto de rocas volcánicas hasta más allá del horizonte.

Cerca de la isla de Neiafu al norte de Tonga y exactamente en las coordenadas 18º59.5S, 174º46.3W, es donde le sorprendió tan extraño fenómeno. A medida que avanzaba navegando a motor por falta de viento, la roca volcánica del color del trigo comenzó a cubrir toda la superficie del mar hasta hacerse tan densa que no dejaba ver la superficie del mar.

Un verdadero manto marrón de origen volcánico lo cubría todo. ¡Un paisaje surrealista mientras navegaba en mitad de un desierto cubierto por infinidad de pequeñas dunas volcánicas! Al principio las rocas se apartaban rápidamente al ser desplazadas por las amuras. Más tarde la capa se hizo más espesa lo cual obligaba a navegar a un nudo de velocidad para no rayar el gel-coat. Pero también existía el peligro de obstruir los filtros del circuito de refrigeración del motor.

Por estos motivos el patrón decidió dar media vuelta y regresar a fondear a una isla cercana, ya que la idea de tener que navegar en mitad de este campo de piedras durante la noche no resultaba nada atractiva. A la mañana siguiente el rumbo escogido bordeó los bancos de piedra pómez que derivaban lentamente hacia el norte. En el horizonte se dibujaba una mancha de humo y polvo volcánico en una zona marcada en la carta náutica como de alta actividad volcánica. Al aproximarse pudieron comprobar como el humo provenía de tres cráteres en erupción. La pequeña isla que en la proa acababa de aparecer no figuraba ni en la carta ni el plotter. De vez en cuando se escuchaba una explosión acompañada por una columna de piedras mezcladas entre densas nubes de humo y cenizas. Tan magnífico espectáculo acababa de descubrir el origen de estos extensos mantos de piedra flotante.

Y no menos sorprendente resulta pesar que normalmente estas islas suelen desaparecer y hundirse al cabo de algunos días o semanas al cesar el empuje de la actividad volcánica.

Artículos relacionados:

Tomado del blog fondear info@fondear.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s